ESI UCLM

web uclm

繁體中文 ZH-TW English EN Français FR Deutsch DE Italiano IT Español ES Türkçe TR
HomeOpiniónComenzar en Informática

Comenzar en Informática

Tamara Mata antigua alumna esi uclm

Comenzar en Informática

Por Tamara Mata (antigua alumna ESI-UCLM).

Comenzar no es fácil. La experiencia, ese nombre que ponemos a nuestros errores, nos hace más sabios y fuertes, nos convierte en alguien que es capaz de mirar las cosas con perspectiva.  Después de trece años en el mercado laboral, en estos días me han venido a la mente los primeros días que pasé en la Escuela Superior de Informática de Ciudad Real. Mi hermano, dieciocho años menor que yo, sigue mis pasos y quiere ser ingeniero informático. Yo lo he estado mirando con cierta envidia, por qué no decirlo, la mezcla de ilusión e inseguridad que suele inundar tu cuerpo en esos momentos ha sido difícilmente repetible en la edad adulta. En esos momentos desde luego había cosas que sabía, pero otras las aprendería después y me hubiera gustado saberlas.

La primera ya la sabía: Disciplina.

No conseguirás nada si no lo persigues todos los días. Habrá días mejores y días peores. Algunos estudiarás y lo entenderás todo, otros no avanzarás nada o estropearás la práctica que empezaste el día anterior, pero todos y cada uno de esos pequeños esfuerzos constituirán un gran esfuerzo al final. Nunca nada valioso se construyó en poco tiempo, recuérdalo cada día y tendrás éxito.

La segunda me costó un poco aprenderla, el mercado laboral ha cambiado mucho del ejemplo que tenemos de nuestros padres: Nunca tengas un trabajo, ten una profesión.

El mercado laboral es cambiante, la vida es cambiante, nunca sabes lo que pasará, aunque creas que sí. Tu mejor trabajo e inversión eres tú mismo aportando valor a una empresa, y la mejor manera de aportar valor es ser un profesional que aprende, que busca sus fallos para mejorar. Prepárate durante tus estudios para poder reinventarte. Un día te preguntarán en una entrevista de trabajo por un patrón de desarrollo de software que viste en ingeniería del software o dirás una frase que escuchaste en clase de bases de datos. La carrera te dará una base tan sólida que te permitirá adaptarte a diferentes entornos, dentro de la misma empresa o en diferentes. Recuerda siempre sacar un rato para invertir en ti.

Lo que digan los demás es su opinión, nunca va a definir lo que tú eres.

Cuando alguien te diga que no eres bueno, sonríele y convierte esa energía en el combustible que necesitas para ir a por tus sueños. Conozco muchos informáticos y te puedo asegurar que todos somos diferentes. Igual no respondes físicamente al estereotipo que se espera de esta profesión, o igual sí. Eso no cambiará nada en tu día a día en el trabajo. Según la ciencia tardamos un máximo de treinta segundos en hacernos una primera impresión sobre alguien y emitir un juicio. Ese juicio nunca va a ser lo que tú realmente eres y esa persona puede cambiar después su opinión o no, pero eso jamás cambiará la realidad y antes o después encontrarás tu sitio.

La vida no es justa, cuanto antes aprendas eso, mejor para ti. Por eso nunca dejes que el fracaso te impida intentarlo de nuevo y que el éxito te impida ver que te queda mucho por mejorar.

Ayuda a los demás.

Pocas cosas hay más gratificantes que contribuir a que otra persona sea mejor. Enseñando, aprendes y fortaleces los equipos. El saber que puedes brillar sin intentar opacar a otros te harán un buen estudiante que no sólo mejorará el rendimiento global sino también el propio. Las buenas acciones te vendrán de vuelta y multiplicadas. También habrá quien será ingrato contigo, seguro. No lo tengas en cuenta porque lo que hiciste no define lo que es él, define lo que eres tú. Encontrarás buena energía de vuelta si siempre miras por el bien común. Algún día serás un líder, un mánager, y tu proyecto saldrá adelante si tienes asimilada esta forma de pensar y de actuar.

Sé un ejemplo y busca ejemplo en los demás.

Intenta siempre tener una actitud y forma de actuar que los demás quieran imitar y no te olvides de copiar a la gente que admiras. Cuando te incorpores al mercado laboral copiarás reuniones, arquitecturas, herramientas, formas de organización que hayas visto que funcionan, etc. Hay mucho inventado, echa un vistazo antes de inventarlo tú, si luego lo puedes mejorar es algo que vendrá después. Copiar y pegar serán las teclas que más pulsarás en tu carrera laboral, pero hay qué saber qué hay que copiar y pegar y hay que entenderlo, y para eso se necesita a una persona con criterio, que sepa lo que hace.

Busca lo que te apasiona.

Hay algo en la informática que te gusta, seguro. Puede que sea evaluar los requisitos que necesita una empresa, comunicar planes de mejora o definir una arquitectura tú solo tranquilamente en tu casa. Eso que prefieres hacer, te hace más bueno en ello que los que no lo prefieren hacer. Búscalo, encuéntralo, explótalo.

Y por último el más valioso consejo que se puede dar a alguien, no sólo en el ámbito laboral: Cree en ti.

Tú eres tu líder y tu principal seguidor. Que nunca nada ni nadie te haga dudar de ti o de tu potencial. Sigue adelante aprendiendo cada día y con una meta clara. Que nunca se te olvide que tú controlas tu futuro.

Para acabar quiero contarte lo que te deparará el futuro cuando consigas terminar tu formación. ¿Sabes lo que se siente pudiendo trabajar en industria, banca, medios de comunicación, administraciones publicas o privadas, seguridad, sanidad y todo lo que se te ocurra? Una de las cosas que más me ha gustado de esta carrera es que puedes trabajar en diferentes sectores y aprender de ellos. La informática es sin duda una de las profesiones que mayor cabida tiene en cualquier sector, porque todos lo necesitan para desarrollar su trabajo. Es algo transversal. En una clase nos dijeron, es como encender la luz, lo necesitas tanto que ya ni sabes que lo necesitas. Lo que te contaron de las muchas salidas laborales no te defraudará. Entonces ¿Sabes lo que se siente pudiendo trabajar en múltiples sectores y teniendo la oportunidad de seguir formándote cada día? ¿Quieres saberlo? Pues no te rindas.

Comparte con:
Valora este artículo